La rodilla es una articulación que puede presentar varias de las patologías en pacientes de todas las edades.

En las fases tempranas, el dolor de rodilla solo se produce ocasionalmente, mientras que en un estado avanzado, el daño del cartílago es tan extenso que los huesos prácticamente rozan uno con otro, por lo que el dolor se produce con mayor frecuencia y es más intenso.

Salvo lesiones severas o muy limitantes, la cirugía no debe ser el primer tratamiento pero, si se precisa, la cirugía por artroscopia o las evolucionadas prótesis de rodilla dan excepcionales resultados con una reincorporación a la vida activa cada vez más inmediata.

Entre los problemas más comunes que afectan a las rodillas encontramos:

  • Lesiones de meniscos
  • Lesiones ligamentosas
  • Lesiones de cartílago
  • Lesiones femoropatelares

Hoy en día disponemos de la artroscopia de rodilla donde, con dos pequeñas incisiones de 3mm, podemos operar “sin abrir la rodilla”. Si la rotura es simple, lo normal es quitar el menisco lesionado y el paciente puede volver a caminar al día siguiente de la intervención, recuperando su actividad aproximadamente al mes. En lesiones más complejas, es posible que se opte por la sutura del menisco, con un período de recuperación de 4-6 meses.

Para mayores informes sobre este y otros problemas en articulaciones, consulte a su especialista en medicina física y rehabilitación, para tener un diagnóstico certero y tratamiento adecuado a su tipo de lesión.